La CUARTA PRESEA, la que a través de una postura erguida y elegante refleja la madurez de un ave en su máximo esplendor, traduciéndose en la vasta experiencia y conocimiento que ha acumulado por más de 35 años

Es así que llegamos a la cuarta presea, la que a través de una postura erguida y elegante refleja la madurez de un ave en su máximo esplendor, traduciéndose en la vasta experiencia y conocimiento que ha acumulado por más de 35 años en la industria. Presea en la cual se encuentra bien definida su: postura, cresta, pico, barbilla, plumaje, entre otros, sinónimo de la historia perfecta que ha escrito a través de su perseverancia y entrega incondicional, contribuyendo día a día por un mejor y competitivo sector avícola salvadoreño.