Aporta proteínas de alta calidad, necesarias para una buena nutrición del organismo, ayuda a formar y reparar tejidos del cuerpo
Es de fácil digestión y masticación la carne de pollo. Por esta razón es muy usado para personas en recuperación de enfermedades, operaciones y estados de convalecencia. Mejora y mantiene saludable el sistema nervioso.
Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, es un buen alimento para personas celiacas y que tienen gota.
Apoya a tratar y controlar enfermedades como obesidad, sobrepeso y diabetes.
Mejora y refuerza el sistema inmunológico