La Organización Mundial de la Salud, OMS, ha  hecho visible las cualidades del huevo que  lo ponen en el segundo lugar de importancia en calidad de proteína después de la leche materna. Los expertos afirman que el huevo contiene componentes importantes para la salud cardiovascular y para el desarrollo neuronal, en especial de los niños; además de favorecer a su crecimiento.
Desde los 6 meses se recomienda incluir la yema para reforzar las reservas de hierro y, a partir de los 10 meses, el huevo completo, siempre bien cocido.