1. Planifica: Puede parecer un paso innecesario, pero es importante para saber qué vamos a hacer en un inicio para modificar nuestra alimentación, de lo contrario es fácil caer en errores comunes o renunciar al poco tiempo por falta de motivación o de alternativas. Si se crea un objetivo claro, es más fácil seguirlo y mantenerse fiel.