Es verdad que se inyectan y medican a los pollos, a las gallinas y todo los demás animales vivos incluyendo los seres humanos. Estas inyecciones no son hormonas sino vacunas contras ciertas enfermedades prevalentes y así nos protegemos de los brotes de enfermedades de las aves.