Como otros países europeos, la tradición belga de los gofres se remonta a la Edad Media cuando se preparaban los “wafers“, unos panes hechos con una masa semi líquida y cocidos entre unas planchas calientes sobre el fuego. Del mismo origen pueden haber nacido los pancakes y las crêpes.

El wafle de Bruselas (“Gaufre de Bruxelles” en francés) se caracteriza porque su masa lleva yemas, huevos y mantequilla derretida, por lo que el resultado es mas esponsojo que otras recetas belgas.

Además, las “wafleras” de Bruselas son mas grandes y profundas por lo que estos wafles pueden ocuparte el plato entero con una mas abundante guarnición de mermeladas, frutas, helado, frutos secos y/o chocolate. Es el postre tradicional en Bruselas y no puedes perdértelo