La forma más popular de preparar huevos por la mañana es freírlos. A los rusos les gustan las tortillas, pero les lleva un tiempo batir los huevos y es posible que no tengan leche en la nevera.

La manera más fácil y rápida de preparar sus huevos, por lo tanto, es freírlos. Asegúrese de dejar las yemas intactas. De esta manera, parecerá que los huevos tienen ojos.

Los rusos llaman a esta comida glazunya, de la palabra glaz, que significa ojo.